RPS 65/16 945 24 38 48

info@farmaciaetchaberry.es

  • RPS 65/16
  • 945 24 38 48
  • info@farmaciaetchaberry.es

BLOG

La homeopatía y las emociones infantiles

La homeopatía y las emociones infantiles

¡Hola chic@s!

Esta semana en Farmacia Etchaberry queremos hablaros sobre cómo se pueden abordar patologías concretas con la homeopatía, como por ejemplo, los problemas emocionales en los niños.

El tema de las emociones es algo fundamental relacionado con la salud. En muchos casos, la percepción de la salud de las personas depende más de cómo nos sentimos que de lo que nos duele o no nos duele físicamente, es decir, pueden más las emociones que el propio dolor.
Muchas personas arrastran dolencias típicas por la edad, pero al verlos rebosan salud. ¿Por qué? Porque se sienten bien.

Al fin y al cabo, la salud es más una percepción, y eso tiene que ver con nuestras emociones. La felicidad o la salud de las personas está más centrada en nuestra vivencia y mundo emocional que en cualquier otra cosa que nos pueda pasar en el cuerpo.
Hay gente con graves enfermedades que se les ve felices, y descubren dimensiones de su vida y niveles de felicidad que antes no habían conseguido y que, al final esa felicidad, incluso les ayuda a remontar a esa enfermedad...

Existen ciertas claves, muy interesantes, para vivir y crecer. Con ellas, podemos enriquecernos, incluso podemos hacer que lo peor que pueda sucedernos nos enriquezca si somos listos y capaces de aprovecharlo.
Debemos aceptar ciertas cosas y crecer con ellas, y lo más importante, saber cómo hacerlo. Aunque esto último no sea tan fácil, debemos aprender a hacerlo.

¿Cómo influye la homeopatía en las emociones de los niños?
El problema de nuestra sociedad es que tiende a medicar las emociones, la tristeza, los momentos de duelo, la ansiedad... Emociones normales en relación con lo que nos pasa en nuestro día a día.
Lo que debemos hacer es aprender a desarrollar herramientas que nos ayuden a manejarnos frente a estas emociones, no medicarlas y adormecerlas.

Si trasladamos esto a los niños, podemos traducirlo como que en los más pequeños están siendo tratados con psicofármacos su forma de ser, no las enfermedades, formas de ser que a los adultos nos resultan difíciles de manejar...
Lo que los niños necesitan es educación, tal y como la reclaman muchos médicos y profesores. Las pastillas sólo cambian la forma de ser del niño.

Se suele escuchar decir a los padres de los niños que toman este tipo de medicamentos "este no es mi hijo".
La hiperactividad, por ejemplo, es una forma de ser que no encaja con el sistema y la educación actual, por ello se acaba medicando, ya que según algunos expertos "son mucho peores los problemas de escolarización que los efectos secundarios que la medicación pueda tener".
Entre las dos soluciones posibles, casi siempre se elige la medicación, ya que las escuelas no se adaptan a los niños.

Como alternativa a este tipo de medicamentos, existe la homeopatía, la cual nos ofrece medicamentos que no anulan el comportamiento y la forma de ser del niño ni le causará efectos secundarios, sino que, junto a la comprensión de sus padres, se podrá modular su mundo emocional sin que el niño deje de ser él, ayudándole a adaptarse.

El 50% de las familias a las que se les había diagnosticado hiperactividad, buscaron una segunda opinión, y en ella, el 80% de los niños acabaron siendo diagnosticados como que no eran hiperactivos.
Esto demuestra que el diagnóstico de la hiperactividad es especulativo, y a él se llega a través de un test con preguntas.

Los medicamentos homeopáticos ayudan al niño a desnudar ciertas situaciones que han podido quedar bloqueadas, ayudándole así a digerir mejor todo lo que está pasando a su alrededor y pueda ser más capaz de superar un evento emocional fuerte que haya tenido que sufrir...
La homeopatía ayuda a sobrellevar situaciones de duelo, abusos, pérdidas, rabia, miedos, ira, frustración...

En el caso de los celos, por ejemplo, algo muy común entre los hermanos, la homeopatía les ayuda a desarrollar herramientas emocionales que les ayuden a adaptarse y digerirlos, sin que supongan un conflicto en el entorno emocional.

Antes de optar por cualquier tratamiento, es importante consultar con un médico formado en homeopatía.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Para saber más pincha aquí. Aceptar